Inicio
 
MASAJE METAMÓRFICO
 

“Lo único inmutable es el cambio”

Fue en los años setenta cuando el naturopata Robert ST. John, que trabajó mucho en el mundo de la reflexología, observó que un masaje era igual de efectivo cuando se trabajaba solamente en la zona refleja de la columna, confirmando así lo que hace ya miles de años habían descubierto los acupuntores chinos. Le dió entonces el nombre de "Terapia prenatal", por encontrarse directamente este espacio relacionado con el periodo prenatal, para acabar denominándose "Masaje Metamórfico".

Esta es una técnica muy sencilla que se aplica en la zona refleja que la columna vertebral tiene en los pies, manos y cabeza. Se da un ligero y agradable masaje por medio de un suave contacto con dichas zonas. Se tiene en cuenta que la columna vertebral es de vital importancia porque es el principal soporte óseo del cuerpo, que sostiene al sistema nervioso central con toda la información que éste contiene, suponiendo la indivisión entre el cuerpo y la mente.

Esta terapia actúa partiendo de una premisa fundamental y es que la vida es creación y de la creación nace el movimiento, y que este movimiento produce cambios, siendo nuestra fuerza vital la que alimenta dichos cambios. Por eso un estado nunca es permanente, siempre existe un movimiento.

Este movimiento y nuestra capacidad de evolución se pueden ver obstaculizados, pero toda la fuerza de la vida está lista para conducirnos a un estado de mayor libertad.

Por eso mediante el masaje metamórfico el individuo conecta con su periodo prenatal recuperando así la fuerza o energia vital que fué generada en el periodo de gestación y que es innata en todos los seres humanos. Los bloqueos de energía pueden ser eliminados, actualizándose por tanto el potencial de autocuración.

El masaje metamórfico deshace cristalizaciones en el tiempo, se van produciendo lentamente cambios que transforman nuestro comportamiento y nuestra forma de ser.

La fuerza vital innata en cada uno de nosotros es la que ayuda a provocar los cambios dentro del paciente. Estos se manifiestan por si mismos en el plano mental, emocional y de comportamiento, al igual que en el plano físico.

El trabajo del masaje metamórfico debe estar centrado sobre todo en la información del periodo de gestación, ya que en este caso trabajamos con un tiempo no lineal y los acontecimientos del pasado aun nos acompañan, cuando relajamos la estructura corporal, la fuerza vital del paciente puede cambiar las características negativas que se establecieron en el pasado, liberarlas y crear una mayor libertad.

Se actualiza por tanto el potencial de autocuración del individuo y se modifican los esquemas y actitudes de comportamiento que impiden el fluir natural de la vida, favoreciendo así el equilibrio cuerpo – mente- espíritu.

 

Todos los derechos reservados ® 2006 - Email: info@nurianavarrete.com - Diseño por Maranú